viernes, 17 de febrero de 2017

Reseña: Never Let You Go - Chevy Stevens

Título original: Never Let You Go
Editorial: St. Martin's Press
ISBN: 978-12-50034-56-4
N° de páginas: 384
Leído en: Febrero 2017


Once años atrás, Lindsey Nash escapó durante la noche con su pequeña hija y dejó una relación abusiva. Su ex marido fue enviado a prisión y ella comenzó una nueva vida. Ahora, Lindsey es mayor y más sabia, con una hija adolescente que la necesita más que nunca.

Cuando su ex marido finalmente es liberado, Lindsey cree haber cortado todo lazo. Pero tiene la sensación de estar siendo observada. Su nuevo novio es amenazado, su casa invadida y su hija perseguida. Lindsey está convencida de que su ex marido es el culpable, incluso si el clama ser una persona diferente. Pero, ¿puede cambiar realmente? ¿Está quien la quiere muerta más cerca de lo que piensa?
*Gracias a Netgalley y a la editorial por el ejemplar*

Mi opinión
"Never Let You Go" es el primer libro de Chevy Stevens que leo por lo que no sabía qué esperar exactamente, esperaba encontrar un thriller oscuro con personajes de moral cuestionable (más o menos como los libros de Gillian Flynn), pero éste no es ese tipo de thriller. Por supuesto que podemos encontrar misterio y tensión pero también hay romance, esperanza y destellos de positivismo que me permitieron conectar con los personajes. 

Lindsey Nash es madre soltera de una niña adolescente y finalmente siente que es dueña de su propia vida; tiene un trabajo que disfruta, una hija a la que ama y un novio que es bueno con ella. Pero cuando su ex marido Andrew sale de la cárcel y va en busca de ella, todo lo que construyó a lo largo de los años empieza a derrumbarse.

El libro empieza con el punto de vista de Lindsey en distintos períodos de tiempo: uno del principio de su relación con Andrew, otro en la peor parte de la misma y el último en el presente, once años después de que escapara. Este formato es la razón principal por la que me costó aclimatarme al principio, el constante cambio entre pasado y presente no le permite al lector asustarse por Lindsey en sus POVs pasados porque ya sabemos que termina huyendo ilesa. 

Creo que todas las escenas de violencia doméstica, sin importar qué tan bien escritas o cuán horribles fueran, perdieron casi todo su emoción. Incluso si crean tensión y miedo en el presente porque sabemos los que Andrew es capaz de hacer, se podrían haber manejado mejor. 

Sin embargo, cuando quedamos solamente con el POV del presente (tanto de Lindsay como de su hija Sophie) la historia empieza a mejorar, el argumento se engrosa, la tensión crece y no pude parar de leer. Tengo que decir que mi aspecto favorito de esta novela fue la diferencia entre madre e hija hacia Andrew, fue muy interesante de leer ya que mientras Lindsey le teme y no quiere verlo otra vez, Sophie anhela el amor de su padre. Me pareció sumamente realista e ilustra lo que el mismo lector siente hacia él: ¿realmente cambió o todo esto es un juego enfermizo?

Stevens cementa la base de su historia en los primeros capítulos y yo pensé que eso era todo lo que iba a encontrar: una relación abusiva a lo largo del tiempo. Estaba totalmente convencida de que me había dado cuenta de todo pero estaba muy equivocada; la autora es como una titiritera experta que nos muestra solo lo que quiere que veamos, mientras todos sus movimientos quedan ocultos hasta el último momento. 

En general, la primera parte del libro me aburrió y la segunda fue una montaña rusa de emociones, dudas y misterio que me dejó muy impresionada. Definitivamente voy a seguir leyendo libros escritos por ella.


Mi puntuación
~ 3,5 ~

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada